martes, 19 de junio de 2018

POR DECIR ALGO






Leo en Diario de Vurgos[1]que Durante la huelga del pasado 8 de marzo, en el transcurso de los piquetes informativos no mixtos de Xixón, convocados por CNT, un empleado de la empresa MANGO se encaró a las compañeras que entraron dispuestas a repartir panfletos a las trabajadoras para informarlas sobre su derecho a huelga. Este individuo intentó impedir la entrada en la tienda a base de insultos y empujones a varias de las compañeras con una actitud hostil y agresiva. Tras el incidente, este señor las persiguió durante toda la jornada de huelga acompañado de la policía mientras tomaba fotos.
Una semana después, la policía irrumpió en las casas de las piqueteras a primera hora de la mañana para llevarlas detenidas. De todo este proceso, tres compañeras serán juzgadas por un delito contra el derecho de los trabajadores. La acusación, es decir, el trabajador de MANGO las denuncia alegando, entre otras mentiras, un parte de lesiones que nunca existieron ya que fue él quien nos agredió mientras ejercíamos nuestro derecho a informar en un día de huelga, que no de fiesta, como algunos nos quieren hacer creer.
Tras las detenciones de nuestras compañeras, la multinacional ha declarado a través de su gabinete de comunicación que “considera que la actuación de su empleado fue intachable”.

Por decir algo

Primero lo obvio, hace un cuarto de siglo ya se gritaba aquello de “ahí están, esos son, los piquetes del patrón”. La policía tiene fobia a las huelgas, quién sabe si movidos por la envidia, porque ellos las tienen prohibidas...  Sea como fuere, se aplican contra los huelguistas con una energía que se echa en falta en otras de sus actuaciones. Basta recordar al escolta que llevaba solícito las bolsas de la compra de los Urdangarín Borbón.
Escrito esto, me gusta mucho lo de “no mixto”. Es un eufemismo que se traduce por “sólo mujeres”. Vale que luego el  texto habla de compañeras, pero en estos ambientes hay quien ha adoptado la costumbre de volver el genérico al femenino. No me convence tanto como para adoptarla pero me parece una solución mucho más elegante que compañeros y compañeras, compañeros/as, compañer@s o compañer*s.
En Errekaleor bizirik (la okupa guay de Vitoria, autodefinida como “anticapitalista, feminista y euskaldún, basada en la autogestión”[2]) también hay bloques de pisos no mixtos, ocupados sólo por mujeres.
Los tiempos cambian, está claro... Antes, cuando la educación estaba separada por sexos, lo que se pedía era la educación mixta, que los niños y las niñas estudiasen juntos. Hoy hay feministas que exigen la educación segregada porque dicen que las niñas rinden más sin niños cerca. Lo cual, claro, deja a las niñas como una especie de salidas prematuras que en cuanto les ponen a un niño delante dejan de pensar correctamente[3]... Aunque no hay que descartar que los niños, por el hecho de serlo, ejerzan el patriarcado, uno de esos términos que sirven para explicarlo todo porque no significan nada. A mí lo del no mixto me huele a viejo, qué le vamos a hacer, exactamente igual que la discriminación positiva, que no deja de ser discriminación como la dictadura del proletariado devino en dictadura en los lugares donde fue aplicada.
No hay atajos.

Aunque a veces intente hacerme el sofisticado citando a autores de nombres raros, en el fondo soy muy simple. Y en mi simpleza no dejo de preguntarme: ¿y si el piquete hubiera sido mixto? ¿Y si en lugar de estar formado por tres mujeres hubiera estado formado por tres mujeres y tres hombres?
Es una suposición, está claro, no se puede hacer cábalas sobre lo que no ha sucedido, pero me da que si el piquete hubiera incluido a tres hombres, el intachable empleado de MANGO se lo habría pensado dos veces[4].



[1] No se me ha ido el dedo. Es una página de Internet sin relación alguna con el periódico centenario hoy en manos del constructor Méndez Pozo. Lo transcribo tal cual salvo el cambio de “actualización” por “actuación”, que supongo que es lo que querían escribir.
[2] En un video que enviaron a Manresa disponible en You Tube. Lo que no les impidió pedir públicamente (y obtener) 100.000 euros para instalar placas solares cuando les cortaron la luz. Ya sé que está eso tan bonito de la solidaridad y tal, pero mi concepto de autogestión excluye la mendicidad.
Y esto no lo deduzco. Leí a una partidaria de esa corriente que decía que los niños “distraían” a las niñas. Fue hace mucho tiempo, no sabría por dónde buscarlo...

[4] La CNT de Asturias tiene abierto otro quilombo a cuenta del feminismo. Sucede que un afiliado de Oviedo (encima de Oviedo, añado yo), publicó un artículo en un blog de CNT en el que ajustaba sus cuentas particulares con el feminismo. No he podido leerlo porque han tenido que proteger el blog para evitar la ira de los energúmenos. Hay que reconocerle valentía, porque en su último congreso CNT se declaró feminista. El artículo por el que tuve conocimiento de su existencia le llama monstruo y criatura más abyecta de la especie humana y en un comentario otro abnegado cenetista le llama nada menos que despistado, friki, radical de fin de semana, pichicorto (ahí queda eso), falangista, subnormal profundo, fascista y estulto. Pero la palma se la llevan las compañeras encausadas, que le vinculan directamente con los hechos: y nesti casu nun paez casualidá, dicen en el bello idioma asturiano. Quién sabe si acabarán acusándole de ser el dueño de MANGO o el Director General de la Policía. Definitivamente, lo del no mixto no parece una buena idea, y no digo más... (Las menciones al artículo, los comentarios y el comunicado de las anarquistas de Gijón están tomados de Acratosaurio: “Monstruos en la CNT”, alasbarricadas.org, 08/06/18.)

viernes, 8 de junio de 2018

LA RUEDA DE LA FORTUNA



Han sido días de muchas sorpresas.
El miércoles 23 de mayo el Partido Popular conseguía aprobar los presupuestos generales del estado y todos los grandes analistas políticos coincidían en que Rajoy se había asegurado la legislatura hasta el año 2020. El día 1 de junio Pedro Sánchez era el nuevo presidente del gobierno.
Podemos decir que ya hemos visto casi todo. ¿Cuántas generaciones pueden presumir de haber visto abdicar a un rey de España y renunciar a un papa? Los más viejos también hemos vivido un año con tres papas y el paso del cometa Halley. No es mal balance...
Sí, lo sé, omito un dato importante, la sentencia del “Caso Gürtel” conocida el día 24, que en opinión del sargento Torra[1] era una cortina de humo para tapar una operación policial contra la Diputación de Barcelona. No hay que perder de vista que alguna gente de Podemos había dicho antes que lo del chalet de Iglesias y Montero era otra cortina de humo para tapar la detención de Eduardo Zaplana.  Pero lo sucedido esa semana fue tan impensado que ni siquiera le comió terreno la dimisión de Zidane. Es fácil imaginar el espacio que hubiera ocupado esa noticia si verdaderamente Rajoy se hubiera asegurado la legislatura hasta el 2020 como tenía escrito el consejo de sabios.
No he leído la sentencia, no tengo esa costumbre. Demasiadas malas influencias literarias se cruzan en mi camino como para añadir a la lista la terrible prosa judicial. Pero es que en este caso no importa, me basta con lo que se ha dicho que dice: que el Partido Popular mantenía una estructura paralela dedicada a las malas artes y que Rajoy no dijo la verdad cuando prestó testimonio.
Lo de la sentencia me llama la atención, me recuerda a lo de Cifuentes y no puedo evitar la molesta impresión de que empiezo a no entender los códigos de la época. ¿Realmente hacía falta una condena al Partido Popular a título lucrativo para saber lo que es el PP? Sea como fuere, es claro que ha sido la gota que colma el vaso...
Pero no quiero meterme a analista político, simplemente quería dejar unas impresiones rápidas sin duda influidas por la melancolía que me ataca cada primavera.

Pienso en Rajoy[2].
Aznar le designó sucesor aunque no era el aspirante favorito. Hoy resulta sorprendente recordar que el favorito era Rodrigo Rato y que los méritos de Rajoy se fundaban en su gestión del naufragio del Prestige. Pero aunque Aznar  no se presentaba a la reelección fue quien diseñó la campaña electoral, cuya idea central se basaba en que Rajoy pasase lo más desapercibido posible para que la gente votase por Rajoy creyendo que aún votaba por Aznar. (Que esta por sí sola también es de apuntar).
Y acaeció lo imprevisto, el criminal atentado cuádruple del 11 de marzo del 2004. Y como Aznar era el que mandaba en la campaña, decidió jugarse el órdago a la baza de ETA sin que Rajoy alegase nada y perdió.
Recuerdo las declaraciones del hoy preso Eduardo Zaplana lamentándose de que en cualquier otro país un atentado así habría favorecido al gobierno. De aquella incomprensión nacieron unas teorías repugnantes que mezclaban en diferentes proporciones a ETA, el PSOE, la Policía Nacional, Al Qaeda y los servicios secretos marroquíes.
El resultado curioso fue que como la campaña se había centrado en Aznar la gente acudió en masa a las urnas a darle una patada en el culo de Rajoy. Se escuchaba mucho aquella alucinante frase de “hemos echado a Aznar”, que no se presentaba[3].
Así que no es este el primer soplamocos que Fortuna propina a Rajoy. Ya tiene práctica en eso de que su sueño se haga trizas de la noche a la mañana. Y como había fallado, Aznar le puso al lado dos custodios que él aceptó sin rechistar, porque su poquedad natural le impedía dar un golpe en la mesa y decir que aquí mandaba él. Conviene recordarlos, uno era el hoy preso Eduardo Zaplana y el otro Ángel Acebes, que aunque aún duerme en casa ha pasado de Ministro del Interior a visitar juzgados. Con semejantes asesores no es de extrañar que el sinsorgo Rodríguez Zapatero[4] volviese a patearle el culo en el 2008 y empezó a correr la voz de que la oblicua Esperanza Aguirre conspiraba para quedarse con su silla.
Ahí ya no pudo más y se decidió a dar ese golpe en la mesa. En realidad un golpecito, pues su tutor Aznar ya se había desentendido de la suerte del partido y se daba a los negocios varios a través de una sociedad de nombre inolvidable, Famaztella, contracción de Familia Aznar Botella. Francisco Camps, siempre dispuesto a quedar bien con los poderosos con el dinero ajeno[5], le montó un congreso del partido en Valencia para que se luciera. Esperanza Aguirre declinó el combate y Rajoy soltó lastre. “Tengo derecho a formar mi propio equipo”, dicen que dijo.
Pero aún le tocó esperar tres años y quién sabe lo que sintió el día que España ganó el mundial de fútbol y él no era presidente... La pregunta ociosa es si obtuvo el cargo porque le votaban a él o porque los votantes querían darle una patada a Rodríguez Zapatero en el culo de Pérez Rubalcaba como le pasó a él siete años antes. El caso es que consiguió una mayoría absoluta para hacer y deshacer a su antojo.
Y vaya si deshizo. El roto provocado por su reforma laboral aún se arrastrará durante muchos años y la multiplicación estratosférica de la deuda pública es un lastre cuyos efectos futuros es mejor no pararse a calcular.
De forma que cuando en el 2015 optó a revalidar su mandato perdió sesenta y tres diputados, prácticamente un tercio de los ciento ochenta y seis que tenía, un hecho inédito desde 1977[6]. Luego consiguió maquillar un poco el resultado en la repetición electoral donde aumentó doce, hasta ciento treinta y siete , pero contando con que la mayoría absoluta está en ciento setenta y seis, no era para tirar cohetes. Pero estoy adelantando acontecimientos...

Y aquí entra en juego Pedro Sánchez. Obviaré su biografía anterior del mismo modo que no he mencionado los ministerios ocupados por Rajoy o su inolvidable participación en la serie televisiva Jacinto Durante, representante[7]. Muchos supimos de la existencia de Pedro Sánchez cuando se presentó al las primarias del PSOE a disputar la silla que dejó el nefasto Alfredo Pérez Rubalcaba. Según el parecer general de los expertos, su candidatura había sido impulsada por Susana Díaz para frenar a Eduardo Madina considerando que sería alguien fácil de manejar[8]. Sánchez consiguió el 49% de los votos y Madina el 36. Con ese bagaje se presentó a las elecciones y el PSOE obtuvo 90 escaños, segundo tras los ciento veintitrés del PP. Le tocaba formar gobierno a Mariano pero se acojonó y cedió el turno porque no lo veía claro. Sánchez lo intentó y fracasó y se hubo de ir a la repetición de elecciones y el pueblo soberano premió la inacción de Rajoy y castigó la iniciativa de Sánchez. Mariano subió catorce y Pedro bajó cinco o seis[9].
Pero a Mariano seguían sin cuadrarle los números desde el momento en que Sánchez se enrocó en votar no a su posible investidura. No había otra opción que derrocarle desde dentro del propio PSOE y el golpe palaciego llegó el 28 de setiembre del 2016.
Sin embargo, el desposeído Sánchez no se arredró. Perdida la secretaría general, renunció a la única tribuna pública que le quedaba, su escaño de diputado, para no propiciar con su voto la investidura de Rajoy. Y prometió que lucharía por reconquistar la secretaría general del PSOE, lo que consiguió en mayo vapuleando a Susana Díaz. Que esta vez sí se atrevió a presentarse porque los grandes analistas políticos que llenan las tribunas de los periódicos le dijeron que lo tenía hecho. Creo que aún recuerda el sabor del barro.
El resto es bien sabido. En un año cumplido Sánchez es presidente del gobierno. La realidad disiente una vez más de los vaticinios de los grandes analistas políticos, que veían a Albert Rivera como próximo ocupante de ese puesto, aunque no tan pronto.

Lo sé, la ascensión de Sánchez así contada suena a relato épico. Pero es que lo es, y más si se compara con la trayectoria de Rajoy, un hombre al que se las ponían como a Fernando Séptimo pero cuando cogía el taco sólo conseguía hacer un siete en el tapete. De hecho, mi opinión es que Pedro Sánchez es inteligente. Partiendo con todas las apuestas en contra y fiado en su enorme fuerza de voluntad y algunas decisiones hábiles ha llegado a su objetivo de una forma rápida y limpia ante la que hay pocos ejemplos que anteponer. No sé si las decisiones han sido suyas o de sus consejeros, pero saberse aconsejar bien también es una virtud. Inteligente, osado, voluntarioso y bien aconsejado. En teoría, el gobernante perfecto.  Y sin embargo...[10]
No. Sigo sin creer en las virtudes de un gobernante, por muchas cualidades que pueda reunir. El gobierno ha de ser colectivo porque los problemas también lo son. Sé que suena raro, pero ¿no suena raro todo lo que estoy contando? En una época tan movediza aún nos queda la esperanza.

En la Edad Media se prestó mucha atención a La consolación de la Filosofía, un texto del autor romano Boecio. Muchos autores lo comentaron y muchos miniaturistas ilustraron los comentarios y con el correr de los siglos acabó por crearse una representación artística, La rueda de la Fortuna. Aparece la diosa Fortuna, muchas veces con los ojos vendados para mostrar su arbitrariedad, gobernando una rueda en la que hay varios reyes montados a horcajadas, con todos sus atributos reales (corona, ropajes, cetros y demás). La rueda se gobierna a través de una manivela que maneja Fortuna a su capricho. El resultado es que el que hoy reina con todos los beneplácitos mañana es una figura caída en el fango que pisamos a diario los mortales.
No sé si Mariano estará muy al día sobre iconografía medieval, le supongo más cercano a la ruleta de la fortuna que presentaba el gran Fernando Esteso. Pero no por eso dejo de imaginar la miniatura: Mariano en lo alto de la rueda fumando un gran puro y Fortuna estirando el brazo para poder ejecutar un largo giro de manivela con comodidad.


[1] Al parecer no llegó a alférez de complemento, se quedó en sargento porque sacó malas notas.
[2] Y al escribir ambas palabras juntas recuerdo una de sus mejores frases, aunque no es de las más difundidas: “¿Ustedes piensan antes de hablar o hablan tras pensar?”
[3] Tengo otro recuerdo cómico de aquellas fechas. A Rajoy y Rodríguez Zapatero les plantearon el mismo cuestionario en un periódico (El País, si no me traiciona la memoria). A la pregunta de “Café, copa y puro, ¿de qué prescindiría usted?” Rajoy contestaba que del café, y a la de qué periódico compraría su respuesta fue “El Marca”. Hoy obvia pero entonces algo sorprendente...
[4] Otra nota chusca. Escribo sus dos apellidos porque escuché una vez a una venezolana preguntar por qué le llamábamos Zapatero  si se llama José Luis Rodríguez. Pinta de puma no tiene...
[5] No se olvide que mientras debía meses a las farmacias sí pagaba a tocateja a Iñaki Urdangarín por proyectos que nunca pasaron del papel.
[6] Voy a ser preciso. Adolfo Suárez ganó tres diputados de 1977 a 1979 (de 165 a 168). Felipe González se dejó dieciocho por el camino entre 1982 y 1986 pero es que venía del mejor resultado jamás obtenido y aún con eso conservó una cómoda mayoría absoluta (202 y 184 respectivamente). Aznar llegó a la presidencia con el resultado más exiguo hasta entonces, 156 diputados, lo que le obligó a hablar catalán en la intimidad, pero en el 2000 se pudo resarcir con una mayoría absoluta de 183 diputados. Zapatero consiguió 164 en 2004 y 169 en 2008, curiosamente un resultado muy parecido al de Adolfo Suárez. Y curiosamente los dos acabaron yéndose a casa antes de tiempo, aunque en circunstancias diferentes.
[7] De aquella negra época de la televisión pública aún se arrastra el infame culebrón Cuéntame cómo pasó, verdadera mina de oro para varios de los peores actores del cine español. Eso sí, hay que alabar su capacidad de supervivencia. No sé si Sánchez podrá estar a tantas cosas a la vez como para ocuparse de ella pero sería de agradecer, aunque sospecho que no será así.
[8] Entonces se decía de Susana Díaz que era un “animal político”. Desde Aristóteles sabemos que ambos términos son antagónicos, así que cada quien se puede quedar con el que más le guste.
[9] Hay quien cuenta el de Nueva Canarias como suyo y hay quien no. Así pues, serían 84 u 85.
[10] Ahora que Sánchez ha presentado su gobierno me llama la atención la unanimidad admirativa de los opinantes hacia Pedro Duque. Le recuerdo soberbio despreciando a los “turistas espaciales” en una entrevista sin ser capaz de reconocer que él ha sido el turista más caro de la historia aeroespacial. Hablando en pesetas, que era la moneda que corría entonces, nos costó unos dos mil quinientos millones montarle en una nave con una rojigualda y un chorizo para orbitar en torno a la tierra como cualquier otro turista espacial, que al menos satisface su capricho con su propio dinero. También le recuerdo prepotente, zafio y abusón cuando en un turno de preguntas un niño le formuló la obvia: ¿por qué se gastan millonadas en armar naves espaciales (que no aportan absolutamente nada y por eso ya no se mandan, añado yo) mientras hay gente que muere de hambre? Si el gobierno de Sánchez dura lo suficiente, ya se retratará.



sábado, 19 de mayo de 2018

TERRORISTAS SIN TERRORISMO II: DONDE DIJE DIGO, DIGO DIEGO


El 28 de marzo del 2017 publiqué aquí un texto denunciando el ridículo caso que la Policía Nacional había armado contra Juan Manuel Bustamante, Nahuel, acusándole de terrorista con indicios tan incontestables como un bote lleno de una sustancia sospechosa que resultó ser un bote de jugo de col lombarda o la aún más delatora presencia de un botellín de cerveza vacío en casa de unos abstemios. Una acusación que bastó para que la entonces desconocida por el gran público Carmen Lamela decretara su ingreso en prisión preventiva durante dieciséis meses.
Aquello no se aguantaba por ningún lado pero los que pensamos según qué ya estamos acostumbrados a que se meen en nuestra cara mientras el resto del mundo no sabe o finge no saber.
De hecho me llamaba la atención que a Íñigo Domínguez le hubieran publicado un par de cosas sobre el tema en El País, porque salvo esa honrosa y extraña excepción ningún medio de masas se dignó publicar nada.

Una vez más, Íñigo Domínguez es el único que se ha dignado informar al tiempo que escribo esto sobre cómo andan las cosas. Según su artículo, han pasado de pedirles treinta y cinco años a pedirles dos bajo la nueva fórmula infalible: “por enaltecimiento de terrorismo en los tuits y vídeos que el grupo divulgó en redes sociales”. (Esto ha conllevado el inevitable efecto secundario de que “La acusación particular, una entidad bancaria afectada por uno de los ataques, se ha retirado”)
Y la acusación restante es magnífica, en el mismo tono que la anterior, basada en frases como “Goku vive, la lucha sigue”. En vano se buscará a Goku en el martirologio terrorista, por mucho aspecto de alias etarra que pueda tener, es un personaje de La bola del dragón[1]. También están encausados por citar a Herbert Marcuse junto a la foto de “un individuo con la cara tapada con un pañuelo y un cartel en blanco en el que se lee STRAIGHT XXX EDGE.
Les piden dos años, una cifra por la que no se va a la cárcel si se carece de antecedentes penales, pero Nahuel ya se ha comido dos tercios del total por el morro...[2]



[1] Ya dijo Aristóteles que lo que distinguía a los humanos era la risa...
[2] Las citas son de Íñigo Domínguez: “Piden dos años de cárcel por sus tuits para seis miembros de un grupo anarquista vegano”, El País, 18/05/18.

jueves, 17 de mayo de 2018

ESCRITURA AUTOMÁTICA


Pensaba ingenuamente que cuando propusieron a Puigdemont ya habían llegado al fondo del cubo pero se ve que aún quedaba espacio para escarbar más abajo.
Del famoso artículo sobre las bestias extractaré unas frases pero sólo para reflejar su estilo de redacción: “La bestia, automáticamente, segregó en su boca agua rabiosa. Un hedor de cloaca salía de su asiento. Se removía, inquieta, desesperada, horrorizada  por oír cuatro palabras en catalán. No tenía escapatoria. Un sudor mucoso, como de sapo resfriado, le manaba de las axilas. Hay que imaginar a la bestia, ¡después de tanto tiempo!, ellos que pueden vivir en su mundo español sin ningún problema, escuchando cuatro palabras en una lengua que odia[1]”.


Cuando uno se entera de que toda esta parrafada no nace de una experiencia personal que ya sería para ponerse a pensar , sino de una historia que le ha llegado sobre una carta que alguien escribió a un periódico suizo la única conclusión que me cabe sacar es que este tipo tiene unas cuantas heridas por cerrar...
Él mismo da la pista de una de ellas en el propio artículo:”El padre era inflexible”.
Sí, desde luego tanta rabia se corresponde con un trauma de semejante tamaño. Es que hasta una imaginación diez veces menos disparatada que la suya podría deducirlo de su forma de ocupar el espacio...
Pero es que a este le ha tocado metabolizar muchos sapos, no sé si resfriados o no, hasta llegar donde ha llegado. Por ejemplo, ser oficial del ejército español[2]. Fue alférez de milicias. Podía haber sido soldado de reemplazo. Podía haber sido objetor. Yo lo fui. Él es más viejo que yo, no sé si regía la misma ley pero el primo Manolo lo fue al poco de muerto Franco, cuando la única alternativa al servicio militar era la cárcel.
Juró la bandera española, cantó varios himnos patrióticos y juró también dar la vida por su patria España sin obligación alguna. Lo hizo porque quiso y si yo fuera un xenófobo primario como él diría que lo hizo porque de alférez se cobraba un dinero.
Cualquiera diría que eso y un padre inflexible serían eximentes o atenuantes poderosas en caso de juicio...

Y en esto llegó la izquierda

Por mejor decir, la izquierdilla o, directamente, la izmierda.

Una tal Neus Tomàs dice que “El previsible nuevo presidente es un hombre tan culto como radical. Y Torra es muy culto”[3]. Ignoro cuáles son los límites que establece Tomàs en sus valoraciones pero alguien que declara que “No es natural hablar español en Cataluña”[4] tiene menos conocimientos sobre Cataluña que los que tendría un nabo... Sucede que llevo casi un par de años enredado en una investigación sobre la historia cultural española de la primera mitad del siglo XVIII  y si algo me ha quedado claro, y puedo dar docenas de referencias bibliográficas, es que antes de 1714 los catalanes que sabían leer y escribir, que tampoco eran demasiados, consideraban que el catalán era el idioma para hablar en casa pero fuera utilizaban el castellano, que era el idioma que tenía prestigio literario (y aún es el único que tiene, pese a que les duela mucho) . Es de lo más típico entonces que un autor escriba su diario en catalán y utilice el castellano para cualquier obra destinada a la imprenta y por si acaso repito que hablo de antes de 1714. En realidad fue difundirse la imprenta y desaparecer de escena el catalán...
Es un hecho, no una opinión. Como es un hecho que los monjes de Montserrat hablaban a Dios en latín o en castellano, no en catalán, pese a que muchos de ellos hablaban un castellano pésimo. Pero consideraban que al catalán le faltaba solemnidad para dirigirse a Dios en las grandes solemnidades. Acertados o no, era lo que pensaban.

Y lo remata Carlos Elordi: “la demonización de Quim Torra por lo que éste escribió en Twitter es intolerable en un país democrático”.
El mismo que pone a parir a diario a Trump. Con sus huevos gordos, como diría un antiguo compañero de trabajo.
Y no deja de resultar curioso que señalar que un xenófobo supremacista primario con graves problemas mentales es un xenófobo supremacista primario con graves problemas mentales sea demonizar.


Los surrealistas inventaron la técnica de la escritura automática como forma de explorar el subconsciente. Consistía en dejar que la pluma fluyera libre intentando que la parte consciente del cerebro interfiriera lo menos posible en el proceso.
Estos en lugar de recurrir al subconsciente se van a buscar entre los restos del armario de la peor izquierda de los sesenta, cuando se hablaba de la liberación nacional y social y de naciones oprimidas y opresoras, sin darse cuenta de que sólo hay nacionalismos débiles y nacionalismos fuertes y que todos son igual de opresores y lo demuestran cuando disponen de la fuerza suficiente.


[1] Sin firma: “”La lengua y las bestias” (traducción del artículo de Quim Torra que ha denunciado Arrimadas)”. El Español (14/05/18). No he tenido estómago para consultar la versión original pero la considero fiel porque el aludido dispone hoy de los servicios jurídicos de la Generalitat y no lo ha hecho. A no ser que Puigdemont no le haya dado el teléfono, que todo `puede ser...
[2] Sin firma: “Torra, de oficial de España a mariscal de Cataluña: por qué no fue nunca payés”, El Confidencial, 14/05/18.

[3] Neus Tomàs: “Puigdemont – Torra, muerto el ‘procés’, ¡viva el procesismo!”, eldiario.es, 11/05/18.
[4] Álex Salmon: “El leído Quim Torra”, El Mundo, 14/05/18.

jueves, 3 de mayo de 2018

REIVINDICACIÓN


Leo un artículo de José Antonio Zarzalejos que comienza diciendo que “Todo está ya preparado en Combo les Bains, localidad francesa a 25 kilómetros de Bayona, para ‘celebrar’ el viernes próximo una de las representaciones más obscenas de las consumadas por la banda terrorista ETA, secundada por el Grupo Internacional de Contacto y el nacionalismo vasco, tanto el de EH Bildu como el del PNV”[1].

Si uno busca “Combo” en la Wikipedia en castellano obtiene las siguientes definiciones:
Una agrupación musical que interpreta música popular
Base de la barrica
Un mazo
Un puñetazo
Un término en videojuegos que designa un conjunto de acciones que se realizan en secuencia
Una pandilla.

Porque no es Combo sino Cambo, Cambo les Bains. Vale, no cabe acusar a José Antonio Zarzalejos por no saber. Sería como acusar a un elefante por no volar...
Ahora pensaba en Antonio Machado y en un compañero de trabajo que de viaje por el sur de Francia paró en Colliure para visitar su tumba.
Mi compañero conocía Colliure por ser el lugar donde está enterrado Antonio Machado, como yo conozco Cambo les Bains por ser el lugar donde está enterrado el maravilloso músico Sebastián Durón.
En mi opinión, Sebastián Durón era mucho mejor músico que Machado poeta. No es la primera vez que hablo aquí de Sebastián Durón, lo cierto es que tenía ganas de reivindicarle aprovechando la menor ocasión.
Estoy seguro de que Zarzalejos sabe quién es Antonio Machado, aunque quizá esté poniendo la mano en el fuego muy aventuradamente, pero me da que él nunca hubiera escrito Calliure porque le hubiera sonado raro...
Pero la música es el único arte del que no sólo no está mal visto mostrar ignorancia sino que hasta está bien visto reírse de los clásicos. Nadie tiene cojones de burlarse del Quijote delante de testigos pero cualquiera que se mofe de una música de hace quinientos, cuatrocientos o trescientos años encontrará cuando menos risitas cómplices.


En realidad me trae sin cuidado porque yo ya disfruto de ellas y allá los demás, pero también me ayuda a entender por qué las cosas son como son...


[1] José Antonio Zarzalejos: “Del PNV a los obispos y al obsceno montaje de ETA”, El Confidencial, 01/05/18.

miércoles, 2 de mayo de 2018

NUEVAS GRAMÁTICAS



 En una época en que el delito de odio es la estrella del Código Penal no es extraño que se oiga conjugar muy a menudo el verbo odiar. Como tengo una cierta vocación de lingüista aficionado quería compartir aquí un nuevo uso de este verbo que he creído detectar últimamente pero, como carezco de credenciales, me limitaré a exponer mi teoría y os reservo a vosotros el juicio sobre ella.

Un verbo transitivo
Como todos los verbos de pensamiento, odiar es un verbo transitivo. Precisa de un objeto. Cuando alguien odia, odia a algo o a alguien.
Veamos un ejemplo reciente. Los ideólogos disfrazados de economistas o sociólogos nos han instruido últimamente para que odiemos a los pensionistas, una banda de egoístas insolidarios que han tenido la desfachatez de plantear que se les revaloricen las pensiones según el IPC, sin conformarse con el magro cuarto de punto que les lleva a perder poder adquisitivo cada año que pasa. Por citar sólo tres, los viejos amigos de esta página Juan Ramón Rallo y Gonzalo Bernardos o un tal Julio Carabaña[1].
Debemos odiarlos por pedir que cumplan lo que les prometieron. Al parecer son ellos los que nos roban, los causantes de que cobremos unos sueldos de mierda... Aquí entramos en una de esas disociaciones que tanto gustan a estos ideólogos de pacotilla. Sucede que los pensionistas no son una clase extraña a nosotros que nos exprime el jugo sino que son nuestros padres y abuelos que nos ayudan siempre que lo necesitamos, que suele ser a menudo. Supongo que se sienten mal y se ven en la necesidad de devolvernos algo de lo mucho que nos roban...
Porque este estado de cosas es insostenible: “Así, en Moncloa sostenían hasta anteayer que era imposible subir todas las pensiones lo mismo que el IPC, tachando la petición de “populismo letal” que pondría en riesgo el sistema mismo”.
Pausa. Hace tiempo que me hace mucha gracia que un partido que se apellida Popular utilice populismo como insulto pero, ya digo, me faltan credenciales de filólogo. Sigo:
“Pero la necesidad del disputado voto del nacionalismo vasco ha obrado el milagro. Y pelillos a la mar”[2].
Qué desperdicio, tanto odio derramado para nada...

Odiar se vuelve reflexivo
Este es el uso que yo no conocía, volcar el odio contra uno mismo. Lo más parecido eran las autocríticas que puso de moda Stalin y cuyo ejemplo más acabado para mi gusto fueron las del grupo peruano Sendero Luminoso. Las recomiendo sin reservas, creo que son un modelo de uso de la retórica que debería estudiarse, amén de divertidas si uno sabe dejar aparte el lado trágico.
Pero esas autocríticas eran siempre individuales, uno se acusaba a sí mismo por sus propios errores. Sí, es evidente que pueden calificarse de autoodio, pero últimamente hemos avanzado muchos pasos en muy poco tiempo.
Veamos por ejemplo un artículo de Octavio Salazar, publicado en eldiario.es el 28 de abril y titulado “Todos somos parte de ‘la manada’”[3]. Aquí me basta con reproducir las dos frases seleccionadas para acompañar al título porque indican el tenor del artículo:
Todos nosotros, varones que desde que nacemos somos educados para el privilegio, formamos parte de ese orden que nos ofrece tantos dividendos
Es por tanto responsabilidad nuestra desvincularnos de la manada, iniciar un proceso de reconstrucción personal y convertirnos en agentes para la igualdad
Es decir, vuelve el pecado original. La gentuza que portamos el cromosoma XY un poquito menos de la mitad del género humano somos culpables salvo que nos desvinculemos, reconstruyamos y convirtamos en agentes para la igualdad. Si no seguimos estos pasos, daremos mucho asco.
En los comentarios al artículo gente con sentido común le señalaba lo obvio: si tus padres te dieron una educación machista, es tu problema. Los míos no sólo no han tenido la desvergüenza de robarme el sueldo sino que tampoco han tenido la poca delicadeza de enseñarme que la mujer es un espécimen distinto a mí. No guardo un gran recuerdo del colegio “de curas” al que asistí doce de los años más largos de mi vida pero debo dejar claro que jamás escuché un comentario machista de boca de ningún profesor, fuera fraile o seglar. Las cosas como son.



Aclaración no requerida (y por tanto se puede interpretar como se quiera)
Para que nadie piense que me escondo, alguna impresión sobre el tema de la famosa manada. Por ejemplo, me llama la atención que algunas manifestantes que muestran su rechazo a la manada reivindiquen en carteles que “la manada somos nosotras”. Pensaba que eso de la manada era un concepto repugnante, al menos para mí lo es, resume casi todo lo que no me gusta[4]. Pero es que el feminismo de confrontación consigue efectos extraños, como que se alíen con él Ana Botín o unas monjas de clausura, es lo que tiene fiarlo todo al género...
Es el riesgo de aplicar una lente deformada a la visión. Aparte de este, el otro gran caso que recuerdo es el de Juana Rivas y los dos comparten la misma condición, la de mostrar una fachada con más agujeros que un queso de gruyere.
Sé que ninguno de los jueces que formaba el tribunal será jamás amigo mío, uno de los pocos privilegios que me quedan es el de elegir a mis amigos. Pero también tengo claro que su torsión argumental es posible porque la presentación del caso por parte de la defensa lo permite.

El otro día un canalla intentó violar a una chica de trece años en La Barceloneta. La cría se puso a dar gritos y a su llamada acudieron unos cuantos hombres (mucho me temo que ninguno de ellos desvinculado, reconstruido ni convertido en agente para la igualdad) que propinaron un severo correctivo al presunto violador y lo entregaron a la policía.
Si esta niña no obtiene una sentencia de acuerdo con la ofensa recibida que nadie dude de que estaré en la primera fila de la manifestación que se convoque. Y dispuesto a todo...




[1] Este es el sociólogo. Publicó un artículo en El País el 9 de abril con el explosivo título de “Pensionistas, egoístas y demagogos”, de contenido fácil de adivinar sin necesidad de leerlo. Por esta y otras hazañas similares se dice que el director de El País va a ser puesto de patitas en la calle próximamente (Fernando Cano: “Antonio Caño dejará de ser director de El País”, El Español, 27/04/18).
[2] Editorial sin firma: “Unas cuotas con sabor agridulce”, El Mundo, 27/04/18.
[3] Como chascarrillo, Octavio Salazar luce mucho más joven en la foto que acompaña al artículo que en la que ilustra su voz en Wikipedia.
[4] Lo mismo opino del término “hembra alfa” opuesto al de “macho alfa”, aunque este tenga una formulación más suave. Elena Soriano (1917 – 1996) hablaba sobre “el donjuanismo femenino” en un ensayo que no llegó a publicar en vida y que su hija remató de mala manera.